Peñiscola, el descubrimiento

25 de septiembre de 2.015

Peñiscola, el descubrimiento

Hoy decimos adiós a nuestras vacaciones, al año que viene más y mejor y las cerramos en Peñiscola, en San Jaume oímos hablar de este lugar que lo recomendaban y nos acercamos a visitarlo.

Decimos adiós con pena a la provincia de Tarragona, que no a San Carles y nos adentramos en Castellón.

La carretera me da mucha pena pues veo a muchas mujeres en la cuneta ofreciendo sus servicios, una pena….

Llegamos a Peñiscola y aparcamos en un parking público cerca del paseo marítimo



Castillo

Detalle del castillo


Mister potato también quiere salir que hace días que no sale en ninguna foto

Castillo del Papa Luna

Vamos a visitarlo, empezamos a subir, playa


Huecos en las rocas, en la post guerra se utilizó de escuelas



Esta casa a falta de un llamador tiene dos


Azulejos

Mujer asomada a la ventana

Casas típicas, me llama la atención la cantidad de casas blancas y azules que tiene el casco viejo

Jose

Faro de Peñiscola


Sacamos las entradas para el castillo que nos costaron 5 euros y esperamos porque la visita es guiada, merece la pena de verdad pagar y que te expliquen la historia del lugar. Nos gustó mucho, aquí dejo información con los precios http://www.peniscola.org/ver/5265/Actividades-Castillo-.html

Vistas del Faro desde el Castillo

Hueco para lanzar flechas

El Castillo fue construido por los templarios sobre una antigua alcazaba árabe y es conocido por el Castillo del Papa Luna por que Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor que fue nombrado Papa por la obediencia de Aviñón con el nombre de Benedicto XIII de Aviñón, el llamado Papa Luna, convirtió el castillo en su sede pontificia en el largo litigio sobre su legitimidad. La tenaz lucha que mantuvo el Papa Luna contra sus enemigos sirvió para que surgiera la frase popular de "mantenerse en sus trece" en referencia a la negativa de Benedicto XIII de renunciar a su posición de papa.

El papa de Roma intentó afixiar al Papa Luna, pero este logró sobrevivir gracias a a que iba vendiendo sus libros, él poseía una gran biblioteca. 
Existe una tisana, las hierbas de Papa Luna que ayudan a mitigar los dolores de estómago.


Vistas desde arriba

Curiosa azotea

Puerto de Peñiscola

Península en la que se ubica el castillo

Faro desde arriba

Castillo


Creo que era la capilla


Ventana con la pata de oca, la oca es el animal más recurrente en los templarios, le consideraban el animal porque es capaz de defenderse en los tres medios, agua, aire y tierra

Caseta defensiva

Despacho del Papa Luna

Ventana con vistas


Escudo del Papa Luna

Salimos del despacho

Capilla
Tumba del Papa Luna, actualmente no se saben donde están sus restos pues fueron saqueados por ladrones, pero el Papa murió en la pobreza

El guía en la capilla

Mister potato y el faro

Escultura en honor al Papa Luna

Calles de Peñiscola


Comimos en un restaurante donde también estaban comiendo parte del equipo de Juego de Tronos y luego el penúltimo baño del año, que nunca el último que da mala suerte, al año que viene más y mejor y cabe.








Delta del Ebro: Cap Roig en Perelló

24 de septiembre de 2015

No haciendo nada en Cala de Cap Roig en Perelló

Hoy nos apetecía no hacer nada de nada, sólo playa y relax antes de volver a Madrid, así es que nos tomamos el día en plan tranquilo
Nuestro destino Cap Roig, una pequeña y cuca cala del Delta del Ebro.
Cap Roig está enclavada en una zona destinada al veraneo en los meses de julio y agosto, más allá de esos meses no hay nada, sólo tranquilidad



No podíamos faltar a nuestra cita con el snorkel

Esta soy yo

El fondo marino no es atractivo para el snorkel, el agua está turbia

Playa desde el mar

Jose

Se empieza a nublar un poquito


El faro de punta Fangar se ve desde aquí

La zona es muy bonita es un pinar

Después visitamos el pueblo de Ulldecona
Iglesia

Estrella de cinco puntas

 Luego nos fuimos a visitar el castillo


Lo mejor del camino son los olivos centenarios que hay



Luego volvimos a San Carles y nos dimos una vuelta por el puerto

Puerta de casa con red de pescadores

Plaza de San Carles


Plaza

Atardecer en San Carles

Cenamos en un bar donde la dueña no tenía abuela, ni lo menciono, porque no nos gustó, los callos estaban buenos, pero la camarera no es que fuera tonta era lo siguiente. Nos vamos de este pueblo con el sabor de que tal vez nos hemos equivocado al elegirlo, y que si hoy lo volviéramos a plantear estaríamos en otro pueblo un poco más al norte.